El mensaje es claro, pero el profundo arraigo de una violencia estructural y normalizada contra las mujeres en nuestras sociedades  sigue matando a miles de mujeres en todo el mundo todos los días.

Desde Huauquipura seguiremos denunciando esta injusticia y apoyando propuestas que contribuyan a la erradicación de toda forma de violencia contra la mujer.

Trabajamos en Ecuador con organizaciones locales que día a día trabajan por defender los derechos de las mujeres y facilitar procesos de empoderamiento.

La Federación de Mujeres de Sucumbíos tiene una amplia experiencia trabajando para mejorar las condiciones de vida de las mujeres de Sucumbíos. A través del fortalecimiento organizacional y la capacitación, mediante proyectos, por ejemplo,  para el fortalecimiento de la autonomía económica de las mujeres,  además de la asistencia directa con programas de atención integral a mujeres e hijos/as sobrevivientes de la violencia de género. Para este 25N, como todos los años, han preparado  una serie de actividades de concienciación y sensibilización contra la violencia sobre las mujeres.

https://www.facebook.com/FMS.Ecuador/photos/a.518172018538505/1282674008754965/

Maquita, otra de las organizaciones con las que trabajamos, impulsa modelos de producción y desarrollo socioeconómico más sostenibles ambiental y socialmente y fortaleciendo la autonomía y autogestión local atendiendo particularmente estas cuestiones desde una perspectiva de género.

https://www.facebook.com/MaquitaComercioJusto/photos/a.190350658006557/1234601130248166/

En Senegal trabajamos con la UAPP principalmente en proyectos que contribuyen a garantizar la seguridad alimentaria y mejorar la salud de poblaciones rurales especialmente afectadas por la desnutrición a través de la puesta en marcha de huertos y gallineros gestionados por grupos de mujeres. A través de estas acciones se consigue diversificar y enriquecer la dieta de la población y se fortalecen las asociaciones locales de mujeres motivando el desarrollo de su propia autonomía colectiva e individual.

Además, se atienden particularmente cuestiones relacionadas con la salud mediante la mejora de la atención directa  y la capacitación y sensibilización en temas relacionados con la desnutrición infantil y la salud reproductiva, abordando cuestiones como la mutilación genital femenina o los matrimonios infantiles.

Con las Religiosas Adoratrices trabajamos en proyectos con mujeres víctimas de explotación sexual y trata en República Dominicana y Haití, a través de los cuales, además de ofrecer una atención psicológica y social que les sirva de apoyo para abordar las dificultades de sus muy diversas situaciones personales, se capaciten en diferentes profesiones facilitando así su propio proceso emancipador y su reinserción social.

Seguiremos apoyando a nuestras socias locales en su trabajo diario por los derechos de las mujeres en todo el mundo y no pararemos hasta acabar con todas las formas de violencia sobre la mujer porque…

¡VIVAS Y LIBRES NOS QUEREMOS!